Sentirse como en casa

nido_01

En general, los vinicultores tienden a sentirse orgullosos de sus logros, habilidades, sutilezas y maestrías. En Viñedo Son Alegre, no tenemos mucho tiempo para tal auto-elogio; de hecho, no creemos que hagamos demasiado por nuestro vino. Es la naturaleza quien lo facilita todo para nosotros: el viento, el sol, la lluvia, la tierra, los pájaros, mariquitas (Coccinellidae), la luna, insectos, escarabajos, abejas y hormigas. Lo crea o no, son todos ellos los que hacen nuestros vinos. La actividad humana en nuestro viñedo es solo marginal e intentamos reducir nuestra participación aún más.

nido_02

Hablando de las aves en nuestra tierra, por ejemplo, hemos observado que las aves se han multiplicado en número y en variedades de especies significativamente desde que establecimos nuestro viñedo en 2002 en el sureste de Mallorca, justo al norte de Santanyí. Debemos estar haciendo lo correcto al no hacer tanto con nuestras vides que tantas aves se sienten como en casa en nuestra tierra. Parecen felices construyendo sus nidos año tras año y poniendo sus huevos, criando y eclosionando la siguiente generación de palomas comunes (Columba palumbus), codornices comunes (Coturnix coturnix), perdices de roca (Alectoris graeca) o faisanes comunes (Phasianus colchicus).

nido_03

También hemos visto, o mejor dicho, hemos oído, el cuco común (Cuculus canorus), así como el ruiseñor común (Luscinia megarhynchos).

nido_04

Creemos que hemos recibido visitas de la torcecuello eurasiático (Jynx torquilla), miembro de la familia del pájaro carpintero, así como de la abubilla (Upupa epops).

nido_05

También tenemos pruebas del abejaruco europeo (Merops apiaster), o así creemos, sin duda el más hermoso de nuestros aves visitantes.

nido_06

Hemos admirado el vencejo alpino (Apus melba) así como el velo pálido (Apus pallidus), pero ellos no construirían sus nidos entre nuestras viñas sino bajo los techos de nuestros graneros.

nido_07

Hay evidencia de la oropéndola dorada de Eurasia (Oriolus oriolus) también en nuestro viñedo, así como la del estornino común (Sturnus vulgaris).

nido_08

Ocasionalmente recibimos visitas de gaviotas; el mar no está lejos de aquí y, durante los calurosos meses de verano, la corriente de aire del embat parece llevar a nuestra finca a la gaviota reidora (Chroicocephalus ridibundus) o la gaviota argéntea europea (Larus argentatus). Sin embargo, no creemos que aniden en nuestra tierra.

nido_09

Creemos que todas estas aves, y otras especies aún por identificar, se sienten como en casa en nuestra tierra precisamente por las mismas razones que hacen que nuestros vinos sean tan especiales: debe ser el hecho de que los dejamos existir sin molestarlos. No aramos nuestro suelo, nunca. No fumigamos ni fertilizamos nuestra tierra. No usamos pesticidas. No empleamos productos químicos para combatir las malas hierbas, o luchar contra insectos o enfermedades de plantas.

nido_10

Aquí en la isla de Mallorca, la naturaleza ha producido vino durante más de dos mil años y estamos felices de dar un paso atrás para permitir que la naturaleza produzca más vino excelente durante los próximos dos mil años.

nido_11

Gracias, naturaleza. Gracias, pájaros. Gracias a todas y a todos.

nido_12

¡Salut!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s